jump to contents

.

Home » Acerca de Italia » Estilo de vida italiano

Study in Italy
Italian higher education for international students


Estilo de vida italiano

Los italianos son gente afable y acogedora; les gusta descansar, divertirse y hacer vida social con la familia y los amigos. La diversión y el descanso normalmente tienen lugar alrededor de la mesa, en casa o en un restaurante, donde pueden disfrutar de las tradiciones de la cocina italiana.

Los italianos tienen tanta pasión por comer, como por charlar.

En Italia la conversación es una forma de arte. Si paseas por las calles o te paras en un café en alguna de las muchas plazas, podrás observar a italianos de todas las edades enfrascados en intensas y animadas discusiones sobre una vasta variedad de temas que van desde la familia hasta el trabajo, la política, el cotilleo, la comida, el vino y los deportes, especialmente el fútbol.

Tanto en las mayores ciudades como en el más rural de los pueblos, existe un lugar que es el punto central de encuentro de la cultura italiana – la piazza (plaza). No importa lo grande o pequeña que sea la piazza, seguramente, en ella encontrarás siempre gente sentada, vagando, paseando, charlando y relacionándose los unos con los otros. Las piazze (plazas) también son el principal punto focal para fiestas, asambleas, celebraciones y eventos políticos.

Los únicos momentos en los que las plazas y calles en toda Italia pueden quedar desiertas son alrededor de las 12.30-14.00 y de las 19.30-21.30 horas. Son los intervalos en los que los italianos están disfrutando de una comida.

Para el italiano auténtico, el almuerzo es un asunto de 1 o 2 horas, tradicionalmente compuesto de dos o tres platos, lo cual explica por qué la mayoría de las cosas se paran durante dos horas a lo largo del día. Las tiendas cierran, los bancos cierran, y las calles están llenas.

Alrededor de las dos, la gente empieza a salir de sus casas y a poblar de nuevo las calles hasta aproximadamente las siete y media de la tarde, cuando es hora de cenar.

Después de cenar, las calles vuelven a cobrar vida, los italianos pasean por las plazas para digerir la comida o mientras se dirigen a sus citas nocturnas.